943 106 713 - 661 633 370 info@donpoliza.es

Lo que para cualquier ciudadano es aconsejable para los profesionales de este colectivo es casi una necesidad

Los autónomos son importantes actores en nuestra economía. Son personas emprendedoras, creativas, con proyectos, acostumbradas a asumir riesgos. Pero algunos de estos riegos pueden y deberían ser transferidos a empresas especializadas, como es el caso de las aseguradoras.

A continuación, veremos los cinco seguros personales que un autónomo debería valorar, más allá de los seguros patrimoniales como los destinados a proteger su local de negocio o el propio patrimonio, como es el caso de los seguros de responsabilidad civil o los destinados a cubrir la pérdida de beneficios.

De hecho, los seguros personales apropiados para los autónomos no difieren en lo esencial de los recomendables para el resto de la ciudadanía. Sin embargo, lo que en términos generales es recomendable para que cualquier trabajador pueda complementar las coberturas de los seguros sociales, en el caso de los autónomos es una necesidad.

La razón es que, en ocasiones, el autónomo no destina una cuantía especialmente elevada a las cotizaciones a la Seguridad Social, lo cual puede suponer una opción interesante en ciertos aspectos, pero no debe ocultar que esta decisión supone una renuncia a percibir unas prestaciones suficientes en caso de incapacidad, viudedad o jubilación.

Seguro de Incapacidad Laboral Temporal

¿Qué ocurre si estoy de baja una larga temporada? La respuesta puede ser bastante preocupante, especialmente en el caso de autónomos pequeños empresarios, a los que su incapacidad temporal puede suponer una paralización muy elevada o total de sus ingresos. Este tipo de seguros (conocidos también como “seguros de subsidio”) nos garantizan la percepción de unas cantidades por día durante el periodo de tiempo en que una enfermedad o un accidente nos impidan ejercer nuestra actividad profesional. Asumir franquicias temporales de unos pocos días (7 días por ejemplo) puede suponer un abaratamiento interesante de la prima y mantener la cobertura para lo que realmente nos preocupa: un periodo relativamente largo de paralización de nuestra actividad.

Seguros de Vida para caso de fallecimiento

El fallecimiento del autónomo puede suponer un importante golpe para la economía de la familia. Las consecuencias emocionales serían sin duda relevantes, pero al menos podemos procurar disminuir en lo posible aquello que está en nuestras manos. Los “seguros de vida riesgo” (así se denominan los seguros para caso de muerte) no son caros, especialmente si se contratan a una edad no muy avanzada. Y no olvidemos algo muy importante: la cobertura de invalidez por cualquier causa (también por enfermedad) que los seguros de vida nos permiten contratar complementariamente. Aunque sea duro pensar en ello, es evidente que si nuestra falta supondría un impacto para la economía familiar, mayor impacto puede tener el hecho de sufrir una invalidez permanente.

Seguros de accidentes personales

Ciertas actividades profesionales conllevan un riesgo evidente de sufrir accidentes, que a su vez pueden desencadenar consecuencias económicas como las que acabamos de revisar en los dos apartados anteriores. Los seguros de accidentes incorporan coberturas de incapacidad temporal, incapacidad permanente y fallecimiento (además de otros complementos) circunscritas a que la causa sea por accidente. Para ciertas actividades puede ser muy interesante complementar los seguros de vida y de subsidio con un seguro de accidentes personales

Seguros de salud

¿Por qué pagar dos veces? En este caso la complementariedad de un seguro privado de salud respecto de las coberturas de Asistencia Sanitaria de la Seguridad Social la encontraremos en la diligencia y en la comodidad: Poder acudir directamente al especialista sin tener que acudir al médico de cabecera, la rapidez en las analíticas y pruebas de diagnóstico, evitar las listas de espera, gozar de habitación individual, de cama para el acompañante, etc. son prestaciones que debemos  valorar y tener en cuenta al estudiar la posibilidad de contratar un seguro de salud privado. En función de las posibilidades económicas, podemos interesarnos en los seguros de reembolso de gastos, que permiten acudir a cualquier facultativo y centro médico de España y del resto del mundo.

Seguros de ahorro e inversión

Las pensiones de jubilación son un debate vivo muy vivo en nuestra sociedad. Una conclusión que se muestra irrebatible es la de que conviene y mucho ahorrar con la finalidad de complementar las prestaciones de jubilación del sistema público. Si esta afirmación es adecuada para toda la ciudadanía más lo es en el caso de muchos autónomos que, por razones apuntadas más arriba, no han realizado aportaciones demasiado elevadas en cotizaciones a la Seguridad Social. En la actualidad ya son 25 los años a contabilizar para generar la pensión pública de jubilación. Es preciso que el autónomo analice esta situación y saque consecuencias. Diversos estudios señalan que la pensión media del colectivo de autónomos es entre 350 y 500 euros inferior a la de los trabajadores salariados.

Además, algunos seguros de ahorro proporcionan importantes incentivos fiscales. Los PPA, como los Planes de Pensiones, pueden desgravar sus primas en el IRPF, mientras que tanto los seguros PIAS (cuya prestación se percibe en forma de renta vitalicia) como los SIALP (en forma de capital), no tributan por el rendimiento obtenido en el momento de percibir la prestación.

Fuente